';

Chorreado abrasivo

Para casi todos los procesos de recubrimiento, el primer paso es la limpieza y preparación inicial de la superficie, este es el paso clave para el éxito del sistema de protección.

Los recubrimientos modernos requieren tanto una superficie limpia así como rugosa para que puedan tener una estabilidad a largo plazo.

Métodos de limpieza abrasiva más utilizados:

  • Limpieza abrasiva por fuerza centrífuga
  • Chorro de agua con inyección de arena
  • Limpieza con abrasiva húmeda
  • Limpieza abrasiva seca

La limpieza abrasiva seca es el método más utilizado para la aplicación de recubrimientos, consiste en una corriente extremadamente concentrada de partículas abrasivas pequeñas proyectadas a una superficie para remover el óxido, calamina u otros contaminantes y a la vez generar una superficie rugosa que favorece la adhesión.

Image module

Existe una muy amplia gama de abrasivos, la elección del abrasivo así como de su granulometría será un factor muy importante a la hora de llevar a cabo un chorreado.  En función del substrato y el recubrimiento podemos seleccionar diferentes abrasivos, estos se clasifican en 2 tipos:

Abrasivos metálicos: acero fundido, granalla de acero, hierro maleable

Abrasivos no metálicos: Arena de Sílice, Granate, bircabonato, bolas de plástico, esponja, pepita de aceituna…

ESTANDARES NACE/SSPC ESTANDARES ISO

NACE 1/SSPC-SP5

Limpieza abrasiva a metal blanco

ISO 8501-1, Sa3

Limpieza abrasiva a metal visiblemente limpio.

NACE 2/SSPC-SP10

Limpieza abrasiva a metal casi blanco

ISO 8501-1, Sa2½

Limpieza abrasiva a muy completa

NACE 3/SSPC-SP6

Limpieza abrasiva grado comercial

ISO 8501-1, Sa2

Limpieza abrasiva a completa

NACE 8/SSPC-SP14

Limpieza abrasiva industrial

ISO 8501-1, Sa1

Limpieza abrasiva a ligera

NACE 4/SSPC-SP7

Limpieza abrasiva al grado superficial (barrido)

 

 

* Estos estándares son similares pero no equivalentes

Sectores de aplicación